PUBLICACIONES publications

Mirando Pa' rriba
Mirando Pa' rriba
Mirando Pa' rriba
Mirando Pa' rriba
Mirando Pa' rriba
Mirando Pa' rriba
Mirando Pa' rriba
Mirando Pa' rriba
Mirando Pa' rriba
Mirando Pa' rriba
Mirando Pa' rriba
Mirando Pa' rriba
Mirando Pa' rriba
Mirando Pa' rriba
Mirando Pa' rriba
Mirando Pa' rriba
Mirando Pa' rriba
Mirando Pa' rriba

MIRANDO PA' ARRIBA

LA CEGUERA DE LOS BUITRES

 

Quienes conocen el destino final y trágico del gran dramaturgo griego Esquilo comprenderán la importancia de Mirando pa’ arriba, el bello libro aleccionador del joven arquitecto puertorriqueño Billy Ramírez Castellano. Con mucho gusto y con gran honor esta noche presento el libro.

 

Permítame abusar un poco de su imaginación y retornar al año 456 antes de Cristo. Un buen día, similar a los que acostumbramos ver y sentir en nuestra bella isla, observamos en la distancia a Esquilo, el primero de los tres grandes dramaturgos trágicos griegos, siendo los otros dos Sófocles y Eurípides.

 

Oriundo de Grecia, donde nació en 525, Esquilo se encontraba en Sicilia cuyo tirano era su patrón. Iba caminando ensimismado, tal vez pensando, al igual que nuestros autores más sensibles, en la relevancia histórica de su obra.

 

El mismo día un buitre volaba libremente, como una chiringa. Su naturaleza de ave de rapiña buscaba dónde lanzar los restos de su comida; una tortuga. Pero, al igual que a los seres humanos, las apariencias también engañan a las aves.

Desde su balcón en el cielo, nuestro buitre, sufriendo de una ceguera, vio lo que le aparentaba ser una roca blanca y soltó la tortuga.

Con la ironía reminiscente de las tragedias griegas, la roca no era roca. Era la calva de Esquilo, nuestro gran dramaturgo.

En el contexto de esta presentación esta tragedia en dos actos---la del buitre y la del dramaturgo--provocan esta pregunta de rigor imaginaria:

¿Qué curso hubiera tomado la historia cultural universal si Esquilo hubiera mirado hacia arriba antes de mirar pa’ dentro?

Los contemporáneos contemplativos del arquitecto Ramírez Castellano no tenemos que envolvernos en el problema de Esquilo, aunque estemos ensimismados con el estatus político, social y económico; aunque estemos contemplando nuestro futuro cultural como nación.

Comenzando con su titulo y portada, el libro de Ramírez Castellano nos sirve de respuesta. Nos orienta sobre cómo salvarnos de la ceguera de los buitres y mantenernos en pie. En el Viejo San Juan, la cuna de nuestra cultura, nos dice gentilmente, hay que mirar pa’ arriba. La única manera de apreciar nuestro entorno histórico y concreto, de valorar “los Tesoros” de nuestro legado como pueblo es Mirando pa’ arriba Con pie firme en la calle y ojo puesto en el firmamento, con cierta cautela, por supuesto.

“Al observar las cornisas y los entablamentos,” explica el autor, arquitecto y fotógrafo desde las tres dimensiones de su creación visual y literaria, “es cuando debemos tener mucho cuidado con los dolores de cuello, ya que hay algunos con tanto detalle que suelen ser hipnotizantes” Mirando pa’ arriba” también hipnotiza al lector. Su diseño cautiva y estimula la mirada: el ojo sigue el flujo encantado de las fotografías, obviando las páginas; y conspirando con el texto, consuelan el espíritu. Ambos, texto e imagen, evocan los mejores recuerdos y reencuentros, las vivencias y viviendas más festivas y las personalidades y personajes más contemplativos de la vieja ciudad.

 

Con la elocuencia de un apasionado de su vocación, Ramírez Castellano nos invita a contemplar los tesoros inadvertidos de San Juan: son los ornamentos, las cornisas, los balcones, las puertas y ventanas---en el Viejo San Juan, dice el arquitecto, las puertas suelen ser ventanas y las ventanas suelen ser puertas--- las esculturas, iglesias y cúpulas y las ruinas.

 

“Si algún día entran a una de las pocas ruinas que quedan en el Viejo San Juan,” nos advierte no sin humor, “no se olvide de que mirando pa’ arriba se percataran de cualquier ladrillo o viga que les pueda caer en la cabeza.”

La advertencia llega un poco tarde para un Esquilo pero para nosotros es genial.

“La perspectiva casi mística del autor en torno a su Viejo San Juan es validada por un conciso prólogo de indiscutible autoridad de don Ricardo Alegría, propulsor y protagonista principal en la restauración y conservación de la antigua ciudad militar. Ciertamente, este libro es un homenaje de un joven profesional a la extraordinaria visión y obra de don Ricardo.

El ojo conceptual del arquitecto se plasma en las fachadas fehacientes de los edificios situados en escogidas calles, entre ellas: la Tetuán—donde viví por un cuarto de siglo- la Fortaleza y la Recinto Sur, las calles Cristo, Cruz, San Sebastián, Luna y Sol. La majestuosidad constreñida de las iglesias representa la emblemática espiritualidad de los sanjuaneros.

 

Este pequeño libro es una joya. Sin pretensión alguna, el creador nos exhorta a tomar un enorme paso humanista—el de ubicarnos entre el cielo y la calle, de mirar pa’ arriba hacia abajo para así entender la totalidad de la estructura. Este espacio aun desapercibido o ignorado), según Billy Ramírez Castellano, es la única dimensión donde podemos mejor distinguir nuestro entorno urbano y, contrario al destino de Esquilo, salvarnos de la ceguera de los buitres.

 

Gracias.

Presentación por la profesora y periodista Eneid Routte-Gómez en el Taller de Fotoperiodistas, Puerta de Tierra, 5 de mayo, 2005

Ordenamiento. Balance. Restauración. Arte.

Billy Ramírez Castellano © 2017 ... 

OBRA + Arquitectura

  • Facebook - Black Circle